Chasis

DURO COMPETIDOR

Chasis

UN TRAYECTO APASIONANTE

UN COCHE DE CIRCUITO PARA LA CARRETERA

Con su potentísima frenada y amplio abanico de ajustes de suspensión, el Nuevo MÉGANE R.S. TROPHY-R está cada vez más cerca de convertirse en un coche de circuito, fabricado para la carretera pero diseñado para la pista. Para ello ha sido fundamental su chasis con muelles más rígidos y una menor resistencia al deslizamiento, que permite ofrecer un mayor agarre en las curvas y una tracción mejorada al reducir la potencia.

CONTACTO MÁS CERCANO

El chasis del Nuevo MÉGANE R.S. TROPHY-R cuenta con un diferencial de deslizamiento limitado Torsen® y una geometría propia. La suspensión independiente del eje frontal, con una mayor inclinación negativa en comparación con el Mégane R.S. Trophy estándar, lo traslada al territorio de los coches de carreras, ofreciendo una mayor superficie de contacto en las llantas durante los giros. El eje trasero, muy liviano, también goza de un nuevo diseño específico que aumenta la inclinación y convergencia negativa. Si le añadimos amortiguadores ajustables de dos vías Öhlins, tenemos un coche para conductores experimentados que pueden disfrutar de lo último en rendimiento, tal y como pudo verse en su aparición en Nürburgring, donde batió récords.

CIRCULA Y FRENA MÁS RÁPIDAMENTE

El Nuevo MÉGANE R.S. TROPHY-R tiene, por norma, los discos ranurados de BI-materiales y 355 mm de diámetro de Mégane R.S. Trophy, que son aún más eficaces en un coche más ligero. Y, como opción superexclusiva, tienes a tu disposición los discos frontales de carbono y cerámicos de 390 mm con pinzas Brembo Gold, un sistema de frenado de espectacular rendimiento que requería el desarrollo de una nueva configuración ABS/ESP. El resultado es una frenada que inspira confianza, más firme y fiable.